Actualidad de mercados | 8 julio, 2020

Valoración de la bolsa frente a la situación económica

Alberto Villasán Investment and Markets Director

¿Qué factores influyen en la cotización de la bolsa?

La volatilidad de los mercados bursátiles genera cierta alarma entre los inversores que se preguntan las causas de estas caídas. Muchos clientes nos llaman y nos trasmiten inquietudes propias de estos acontecimientos. Es por eso que hemos pensado desde Mercados BBVA en Suiza que sería interesante explicar ¿qué factores influyen en la cotización de la bolsa?

Debido a la situación económica en la que nos encontramos, nos parece relevante tratar temas de suma importancia para los inversores y que, por algún motivo, siguen generando confusión, incluso entre inversores y analistas profesionales.

El tema que analizaremos este mes trata sobre la evolución de la bolsa y valoración de las empresas frente a la situación económica.

Durante los últimos meses hemos visto un fortísimo deterioro en la actividad económica mundial, con caídas del PIB -Producto Interior Bruto- no vistos desde la gran depresión de los años 30.

A pesar de esta evolución económica tan negativa, los mercados de renta variable han repuntado con fuerza desde los mínimos de marzo produciéndose una divergencia importante entre la evolución de los índices bursátiles y la actividad económica.

Por algún motivo, la inmensa mayoría de inversores piensan que la evolución de las bolsas es un reflejo exacto del crecimiento o actividad económica; la realidad es que no tiene por qué ser así:

  • En primer lugar, la bolsa descuenta con 6 meses de antelación el futuro empresarial y económico. Este factor es crítico porqué lo importante no es la situación actual, sino las divergencias entre lo que pase en los próximos seis meses y lo que descuenten los mercados financieros en este momento.
  • En segundo lugar, la valoración de las empresas depende de otros factores además de la actividad económica, como por ejemplo los márgenes empresariales -actualmente en máximos históricos- y los niveles de las tasas o tipos de interés. De este modo, una determinada rentabilidad esperada es más o menos atractiva comparándola con lo que se puede obtener invirtiendo en un depósito bancario o en un bono del gobierno.

Los años 70, uno de los momentos de mayor crecimiento

Durante los años 70, la bolsa estuvo 10 años sin subir y la economía experimentó uno de los momentos de mayor crecimiento de su historia. Otro ejemplo más cercano, la última decada, se trata de un periodo caracterizado por un débil crecimiento económico pero con uno de los mercados bursátiles más alcistas de la historia.

Siguiendo los razonamientos anteriores, y como hemos expresado en multitud de foros y presentaciones, el momento actual es muy particular porque los inversores nos encontramos con bolsas muy caras en términos históricos y un crecimiento estructural esperado muy débil.

Esta situación, ya vista en el pasado, debería implicar rentabilidades estructurales muy bajas a largo plazo junto con una elevada volatilidad de los mercados financieros.

En nuestra opinión, la situación actual invita a comprar productos con un enfoque patrimonial, diseñados especialmente para entornos como el actual y, que tienen la particularidad de convertir y transformar la volatilidad de los mercados en rentabilidad positiva para los inversores.

No dude en consultar con su asesor de inversiones para cualquier duda relacionada con este artículo.

Noticias relacionadas

Inversión socialmente responsable post covid-19

Algo que caracteriza a la inversión socialmente responsable es su marcado carácter defensivo y la  hemos sometido a examen durante la reciente crisis por el Covid-19. En este artículo vamos a analizar este aspecto, así como la reacción de los inversores a la hora de asignar sus activos.

¿Qué divisa es la más fuerte del mundo?

Cuando pensamos en divisas fuertes, las primeras que se nos suelen venir a la cabeza son el dólar y el euro. Si tenemos en cuenta la divisa de referencia internacional y las más utilizada, estamos hablando sin duda del dólar estadounidense. Sin embargo, ¿cuál es la divisa más fuerte?