Vida Saludable | 21 junio, 2019

Siete superalimentos con los que potenciar tus batidos

José Antonio Colomer Client Solutions

Anteriormente explicábamos que los batidos pueden ser una gran opción para el desayuno, dada su sencillez y rapidez en la elaboración, y la gran variedad de combinaciones sanas y sabrosas que nos ofrecen. En esta ocasión, presentamos siete superalimentos que nos ayudarán a potenciar las propiedades saludables de nuestros batidos, y en muchos casos, también su sabor.

Batidos: un desayuno saludable, rápido y fácil

El desayuno es la comida del día que más solemos descuidar, y sin embargo, quizás sea la más importante. Las batidos pueden ser una gran opción para los que tenemos poco tiempo, ya que nos aseguran un desayuno saludable, rápido y fácil.

Cúrcuma

La cúrcuma es una planta cultivada principalmente en Asia, donde su raíz es utilizada habitualmente para cocinar. Por ejemplo, de la cúrcuma proviene el color anaranjado de la salsa curry. Dentro de sus múltiples beneficios, destaca su alto contenido en curcumina, probablemente el mayor antiinflamatorio que nos ofrece la naturaleza. Entre otras muchas cosas, esta especie es antioxidante, antibiótica, nivela el azúcar en sangre, y mejora la digestión.

Maca

La maca es una planta nativa de los Andes, donde se ha cultivado y utilizado su raíz durante siglos. Con tan solo una cucharada de café diaria, podremos disfrutar de todos sus beneficios, entre los que se encuentran la regulación del sistema endocrino, la mejora de la memoria y la función cerebral, el aumento de la líbido y el aumento de la fuerza y la resistencia, por lo cual ayudará al rendimiento deportivo.

Semillas de chía

La chía es una planta originaria de América Central cuyas semillas se han consumido en la región desde tiempos de los mayas. Si bien principalmente conocidas por su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, la realidad es que sus propiedades van mucho más allá. Por ejemplo, contienen más fibra que la avena, más potasio que el plátano, más hierro que las espinacas, más antioxidantes que los arándanos, o más calcio que la leche.

Semillas de cáñamo

El cáñamo es una planta cuyo origen se sitúa en China hace unos ocho mil años. Durante siglos, se ha cultivado en España con motivos principalmente textiles, por su alto contenido en fibra. Sin embargo, hoy en día cada vez son más conocidas las altas propiedades nutricionales de sus semillas. Al igual que las de chía, las semillas de cáñamos contienen una alta cantidad de ácidos grasos Omega 3. Adicionalmente, son una de las más importantes fuentes de proteína vegetal, tanto por su cantidad (unos 30g por cada 100g de semillas) como por su calidad (contienen los nueves aminoácidos esenciales para el cuerpo).

Espirulina

La espirulina es una microalga de color azul verdoso que se puede encontrar en todos los continentes y cuyo consumo ya era habitual por parte de los aztecas. Dentro de sus muchas propiedades, se encuentran su alto contenido en clorofila, proteínas, ácidos grasos esenciales, hierro, vitaminas, calcio fósforo, magnesio y beta caroteno (muy importante para la salud de nuestros ojos), entre otros. Cabe destacar su alto contenido en vitamina B-12, que es esencial para el sistema inmunitario y que suele carecer en una dieta vegana. Por lo tanto, podríamos decir que estamos ante un auténtico multivitamínico de la naturaleza.

Canela

Si bien es conocido su empleo para otorgar más sabor a la comida, lo que mucha gente no sabe es que en China esta especia lleva miles de años siendo usada con motivos medicinales, gracias a su gran poder antiinflamatorio y antioxidante. Por si eso fuera poco, dentro de sus componentes más importantes se encuentra el Cinnamtannin B1, que ayuda a disminuir los niveles de glucosa en sangre.

Estevia

La estevia es una planta originaria de Paraguay cuyo consumo como edulcorante se remonta cientos de años (su dulzura es casi 300 veces superior a la del azúcar). Al igual que otros edulcorantes, su aporte calórico es nulo. Sin embargo, al ser natural, no presenta efectos secundarios ni favorece la aparición de caries, además de tener un efecto alcalino en el cuerpo (al contrario del azúcar y los edulcorantes químicos, que producen un efecto altamente ácido en nuestro cuerpo).

Estas son siete opciones con las que podremos mejorar nuestros batidos, pero existen muchísimas más, como por ejemplo la chlorella, la morenga, el açai, las ballas de goji o el cacao. Si bien todos ellos pueden tener efectos muy positivos en nuestra salud, cabe recordar que no son milagrosos. Al fin y al cabo, la clave para una buena salud siempre será hacer ejercicio y llevar una dieta variada, basada en alimentos no procesados.