Riesgos económicos en el largo plazo asociados con el Coronavirus

Diego Balsa Portfolio Manager

Los fuertes estímulos fiscales y monetarios que se están realizando a nivel global son, desde nuestro punto de vista, imprescindibles para contrarrestar los fuertes efectos negativos de la paralización de muchas partes de la economía que estamos sufriendo en la actualidad.

El problema es que antes de la crisis del coronavirus, ya existía un nivel de endeudamiento sin precedentes a nivel global – entendido como la suma de las deudas tanto del estado, como de las empresas y de las familias- y una posible burbuja en muchos activos como consecuencia de muchos años de tasas bajas, que obligaban a los inversores a tomar riesgo para obtener algo de rentabilidad.

Estas tasas tan bajas o incluso negativas, dejaban poca capacidad de bajada a las autoridades para estimular la economía, que se están viendo obligadas a deteriorar aún más sus cuentas, aumentando el gasto público y realizando incentivos fiscales, en un contexto muy complicado también para las empresas y las familias.

Pensamos que todos estos factores podrían acabar generando fuertes desequilibrios en algunos países, problemas estructurales muy dañinos y peligrosos.

Los principales riesgos a monitorear a largo plazo podrían ser los siguientes:

  • Represión financiera: el escenario de tasas bajas y bajo rendimiento de muchos activos, que podría provocar una importante pérdida del poder adquisitivo de los inversores
  • Crecimiento económico y productividad muy presionados a la baja en algunas regiones
  • Insolvencia de algunas empresas e incluso países
  • Incremento de las tensiones políticas a nivel mundial, auge de populismos y partidos extremistas. Mayor aumento de los riesgos proteccionistas