Actualidad de mercados | 28 mayo, 2020

Panorama 2020: Estrategia ganadora

Alberto Villasán Investment and Markets Director

Después de 10 años de mercado alcista y con uno de los ciclos económicos más largos de la historia, muchos inversores se resisten a pensar que la situación ha cambiado. Y que, por lo tanto, también ha cambiado el modelo de inversión más adecuado en renta variable.

La mente del ser humano está diseñada para pensar que el futuro en un periodo determinado será similar al pasado en ese mismo periodo. Por ejemplo, todos tendemos de forma natural a pensar que la evolución y comportamiento de los mercados financieros durante los próximos 10 años tendrá cierta consonancia o parecido con el comportamiento de los mismos durante los últimos diez.

La razón de fondo de esta forma de pensar reside en la naturaleza del ser humano y en su propia necesidad de supervivencia. Como animales tendemos a extrapolar el pasado hacia el futuro. Identificando patrones de conductas de éxito o fracaso; así como activos, empresas y agentes económicos a seguir, adoptándolas como referencia, o a penalizarlas, intentando evitarlas.

Ese es el motivo fundamental por el que nos resulta tan complicado obtener rentabilidades de los activos financieros. Como grupo tendemos a comprar y favorecer aquello que ha sido un éxito (y que posiblemente este caro) y a despreciar aquello que no ha resultado tan bien (y que posiblemente sea lo más barato). Igualmente, tendemos a pensar que la mejor estrategia de inversión a futuro es la estrategia que mejor ha funcionado en el pasado.

La dinámica de los mercados ha cambiado completamente

Desde este punto de vista pensamos que podemos estar en uno de esos puntos en la historia en el que el futuro (los próximos 10 años) en renta variable no se parezcan en nada a los anteriores.

Si los años anteriores han resultado ser alcistas con una volatilidad controlada y donde la mejor estrategia de inversión era comprar y mantener, los siguientes años pensamos que podrían ser laterales o bajistas (dependiendo del sector o área geográfica) con una elevada volatilidad, y donde la mejor estrategia es la gestión activa de medio plazo.

Nuestras carteras y modelos de gestión estás adaptadas a la nueva realidad

Aquellos inversores que entiendan este racional y adecuen su modelo de inversión a esta nueva realidad, serán capaces de obtener rentabilidades extraordinarias. Mientras que aquellos otros que sigan aplicando modelos del pasado, podrían llegar a tener pérdidas relevantes con una elevada volatilidad.

Por ese motivo nuestros productos de gestión discrecional han abandonado patrones anteriores adaptándose a esta nueva realidad con el fin de obtener todo su potencial durante los próximos años.

Pensamos que se presentarán excelentes oportunidades de inversión, pero será necesaria cierta flexibilidad, contundencia, y conocimiento en la gestión para sacarle partido.