Actualidad de mercados | 19 septiembre, 2019

¿Nos encontramos ante una nueva crisis económica?

Diego Balsa Portfolio Manager

La Reserva Federal recorta las tasas por primera vez en diez años

Las autoridades monetarias estadounidenses han recortado un 0,25% las tasas oficiales de la mayor economía mundial,  situando el precio del dinero en el rango 2,25% - 2,00%.

El ISM manufacturero es un indicador de actividad muy utilizado para anticipar el comportamiento de la economía. Cuando se sitúa por encima de 50 indica que se nos encontramos en zona de expansión económica, mientras que si se sitúa por debajo de ese nivel apunta hacia crecientes riesgos de que se produzca un periodo de contracción económica. El último dato publicado correspondiente al mes de agosto se situó en 49, alimentando los temores de que nos enfrentemos a una nueva crisis económica.

La reciente publicación de unos datos de actividad manufacturera en Estados Unidos, peores de lo esperado, ha alimentado los temores de que se produzca una fuerte ralentización económica en la mayor economía mundial.

Por otra parte, en base al índice de la Reserva Federal de Nueva York, la probabilidad de que se produzca una recesión en algún momento durante los próximos 12 meses ha repuntado con fuerza, y se sitúa ya en el 37,9%.

Las señales de cautela no sólo provienen de Estados Unidos, ya que son muchas las regiones donde los indicadores adelantados se encuentran en niveles de alerta. En algunos países incluso ya han bajado con fuerza los ritmos de crecimiento, que se sitúan cerca de entrar en números rojos.

El repunte de las tensiones comerciales de la administración Trump, así como la inestabilidad política de algunos países tampoco están ayudando a la confianza de los inversores y podrían explicar una parte importante de la caída de los indicadores de actividad, tal y como muestran los malos datos de comercio internacional.

Si bien parece evidente que los riesgos han aumentado de forma significativa, y que es necesario estar muy atentos a la evolución de las distintas variables económicas así como extremar la cautela, también nos parece relevante destacar algunos aspectos que nos parecen importantes.

Buenas Noticias.

En primer lugar, las dos últimas veces que los indicadores de actividad manufacturera dieron señales de alerta económica (2012-2013 y 2015-2016), la economía estadounidense no llegó a entrar en recesión.

En segundo lugar, las regiones desarrolladas tienen cada vez menos dependencia del sector manufacturero (el que se está viendo más deteriorado) y una mayor dependencia del sector servicios (que de momento sigue mostrando buenos datos).

Finalmente señalar que algunas variables que anticipan a los propios indicadores adelantados de actividad, como pueden ser la evolución crediticia en China o algunos índices regionales estadounidenses, apuntan hacia una posible mejora de los mismos durante los próximos meses.

Noticias relacionadas

La probabilidad de recesión en EE.UU. aumenta de forma significativa

La probabilidad de recesión en Estados Unidos a doce meses vista ha repuntado de forma significativa y, se sitúa en la actualidad muy cerca del 30%.

El ISM, indicador de un futuro optimista

A pesar de la volatilidad e incertidumbre a nivel global registrada durante los tres primeros meses del año, el principal indicador adelantado, el índice manufacturero de EE.UU. (ISM), apunta a que la economía de este país va a mejorar durante los próximos trimestres.