Actualidad de mercados | 8 agosto, 2017

La presión del euro frente al dólar

Albert Estruch Gestor de Mercados

Las últimas declaraciones del presidente del BCE, Mario Draghi, vienen a confirmar que la máxima institución monetaria europea no tiene ninguna prisa para subir los tipos de interés desde el -0.4% actual. En cambio, al otro lado del atlántico, el discurso de la Reserva Federal de EE.UU. da a entender al menos una subida más en 2017, acumulando ya cuatro subidas en año y medio. Esta diferencia tan remarcable hace más atractivo el Dólar que el Euro a medio plazo.

En el siguiente gráfico desde 2014 se aprecia la subida de tipos realizada por la Reserva Federal en naranja, mientras el BCE ha ido reduciendo las tasas, en gris, hasta entrar en terreno negativo.

Tipos Euro_edi

Observamos que la agenda económica de Donald Trump, reforma sanitaria e impositiva, ha añadido ruido de corto plazo al tipo de cambio Euro/Dólar.

Dicha agenda ha sobrevalorado la moneda europea frente a la mayoría de divisas pero en especial frente al Dólar. A medio plazo, las diferencias en las tasas de interés terminarán marcando la región geográfica más atractiva para obtener rendimientos de capital, por lo que creemos que una vez desaparezcan las noticias políticas el Euro se depreciará sensiblemente frente al Dólar.

Nuestros modelos de valoración de divisas por diferencial de tasas de tipo de interés real, nos marcan un tipo de cambio objetivo de medio plazo, entre seis meses y un año, en el 1.07 Dólares por Euro, desde los 1.16 actuales. Continuamos esperando a largo plazo, que las diferencias en tasas entre ambas regiones se agranden en vez de reducirse, especialmente debido a los diferenciales de crecimiento económico esperado y por consiguiente de inflación esperada, tenderíamos a pensar que a más de un año vista la paridad del tipo de cambio a 1 Euro = 1 Dólar es más que asumible.