| 2 diciembre, 2020

La importancia de la seguridad en los medios digitales

Alfonso Gómez CEO BBVA in Switzerland

En los últimos años términos como la ‘ciberseguridad’, ‘password’ , ‘suplantación de identidad’, ‘ramsomware’ o ‘secure payment’ se han convertido en conceptos que cada vez son más utilizados en todos los ámbitos puesto que la tecnología en la interacción, tanto desde el punto de vista profesional como en el personal, es sin duda ya el elemento común que de forma gradual se ha ido integrando en nuestro día a día y en los últimos meses fruto de la situación generada a nivel Global como consecuencia de COVID 19 es aún si cabe más extensivo .

La conectividad o mejor dicho la multi conectividad forman parte de nuestra realidad en todos los entornos.

La innovación tecnológica se mueve a una velocidad absolutamente vertiginosa, nos aproximamos a nuevas formas de hacer negocios y también a nuevas vías de inter relación social que tienen implicaciones también a la hora de analizar cuál debe ser nuestra protección de la información y datos en todos los posibles espectros. Es inevitable para poder dimensionar la importancia de la seguridad digital, analizar el mundo digital con datos y así tomar conciencia colectiva al respecto de la criticidad de movernos en entornos digitales y a la vez confiables.

En el mundo hay una población total de 7.676 millones de personas y sabemos que existen 5.112 millones de usuarios con móviles; adicionalmente 4.300 millones lo son de internet, es decir un 57% de la población mundial con un total de casi 3.500 millones de usuarios activos en redes sociales diariamente, lo que implica un 45% de penetración en ese ámbito. Además es relevante , no analizar las cifras aisladas como tal sino también sus crecimientos; los usuarios de móviles crecen a tasas de más de 100 millones cada año , los usuarios de internet a doble digito año tras año y lo que aún es más impactante los nuevos integrantes de redes sociales a tasas del 10%, teniendo una incidencia directa en aquellas personas que acceden a estos canales a través del móvil .

Con estos datos; ¿podemos considerar que el mundo está de verdad digitalizado? ¿Qué implicaciones tiene de cara a nuestras conductas en términos de consumo?

Los datos también refrendan que nuestras pautas de actuación como consumidores están cambiando de forma importante, el último estudio disponible siendo pre COVID 19 , refleja un crecimiento del 3.1% , la penetración de los bienes de consumo online sobre el total de la población es de casi el 40%, y las proyecciones apuntan a importantes crecimientos como consecuencia del efecto de la pandemia que es de forma implícita un catalizador en este crecimiento del ámbito digital.

Analizando estos datos así como su evolución es fácil concluir que tendemos claramente a un mundo cada vez más digitalizado, donde hoy aún podemos ver asimetrías desde punto de vista global, pero claramente tienden a la convergencia en un no muy largo espacio de tiempo.

Es muy importante reforzar nuestra seguridad a la hora de interactuar con los medios digitales

Puestos en contexto, es muy importante reforzar nuestra seguridad a la hora de interactuar con los medios digitales, revisando la configuración de nuestros dispositivos, la seguridad de las aplicaciones que utilizamos y los permisos que les otorgamos para acceder a nuestros datos o la actualización periódica de los antivirus entre otras medidas, porque solamente así, podremos garantizar nuestra protección tanto en el ámbito profesional como en el personal.

Otro ámbito que es muy interesante a destacar, es el llamado ” Internet de las Cosas” ( Internet of Things, IOT); donde múltiples dispositivos que manejamos cotidianamente en nuestras casas y que no han sido fabricados teniendo en cuenta la seguridad, están expuestos a internet a través de nuestras redes privadas con todo lo que ello implica.

La inversión en ciber seguridad en los últimos años por parte de gobiernos y empresas ha sido importante, pero podemos decir que va a continuar siendo exponencial, especialmente en los próximos cinco años con la incorporación de la tecnología 5G o el fuerte aumento previsto del comercio online o la incorporación de los dispositivos inteligentes conectados a la red (IoT) Además, es crítico que los gobiernos y el mundo empresarial desarrollen metodologías que amplíen el umbral de sensibilidad en distintos ámbitos:

• Por un lado hay una labor claramente educacional, donde el usuario debe conocer los riesgos a los que se expone y la importancia de protegerse en la red con las medidas necesarias que garanticen evitar situaciones no deseadas, protagonizadas por hackers o ciber delincuentes, esta responsabilidad en términos de protección individual debe exponerse de forma abierta a la sociedad para que la descentralización de nuestra operativa digital, la cual es inevitable, tenga buenos niveles de protección natural.

• También es necesario que los usuarios sepan cómo deben reaccionar ante una situación e informar de una situación de riesgo o incidente, para que las autoridades y empresas, puedan tener una capacidad de respuesta rápida y minimizar las consecuencias de este tipo de incidentes. Para ello, es fundamental dar a conocer abiertamente los canales adecuados de denuncia a las autoridades o de notificación de incidentes de seguridad a las empresas.

• Por último, las empresas en su proceso natural de digitalización, deben incorporar a los profesionales adecuados para defender la seguridad de sus operaciones, como por ejemplo tener un responsable o CISO “Chief Information Security Officer” que desempeña una labor fundamental para mantener la integridad de las empresas expuestas al mundo online.

En la actualidad siguen existiendo ataques de ciber delincuentes en las redes y por ello cada vez cobran más importancia estar alerta e informado. Algunos informes cuantifican los costes de esta vulneración de la seguridad en las redes en el 1% de PIB mundial, lo cual es un dato extraordinariamente relevante.

En los próximos años, el hacker tradicional y los grupos organizados, seguirán siendo una amenaza real, si cabe aun mayor, pero si se prevé que cada vez y con más fuerza se erijan organizaciones supranacionales que protejan a los países y el desarrollo de nuevas tecnológicas como la inteligencia artificial, la biometría y el blockchain, jugarán roles clave tanto en el lado de la defensa como en el de la vulnerabilidad.

En definitiva la sociedad, los gobiernos y empresas, deben aunar esfuerzos para proteger a los usuarios, en aras de garantizar los máximos estándares de seguridad, para el beneficio de todos los que conformamos un nuevo mundo digital si cabe aún más interconectado que nunca.