Inversión | 4 mayo, 2018

Inversión en coches clásicos (II): 6 paradas obligatorias en la historia de la automoción

Javier Rubio Business Development Director

El mundo de la inversión en objetos de colección continúa al alza y en particular la inversión en coches clásicos despunta por su atractivo internacional y su rentabilidad acumulada (+362% en la última década acorde con datos de la consultora HAGI especializada en coches antiguos de colección y la última publicación del Wealth Report de Knight Frank).

La búsqueda y colección de coches históricos es un fenómeno que no cesa, en muchos casos está ligado a factores emocionales, recuerdos, historias personales y en otros es la mera inversión en un activo tangible que la historia y la sociedad aprecian tanto como un Picasso o un Matisse.

Sin entrar en el por qué los coches de colección se revalorizan a tal velocidad, lo cual trataré en otro artículo posterior, me gustaría compartir con el lector un rasgo característico de todo buen inversor, y esto no es más que el sentido de “la vista”, entendido como la capacidad de visualizar, conocer y aprender de la historia de la automoción.

A lo largo de este artículo presentamos seis paradas obligatorias en la historia de la automoción en Europa continental muy interesantes:

  1. Mercedes Museum (Stuttgart, Alemania): los origines del automóvil con motor de combustión interna y de la factoría Mercedes Benz van unidos necesariamente a la historia de la automoción y al desarrollo social del siglo XX y XXI. En un edificio futurista, accedemos a un museo extraordinariamente bien organizado y catalogado que nos presenta el origen del coche y su evolución hasta nuestros días en sus diferentes modalidades de uso: utilitario personal, comercial, deportivo y competición.
  2. Fritz Schlumpf collection – Cité de L’Automobile (Mulhouse, Francia): un museo impresionante creado por una familia de empresarios textiles, hoy propiedad del estado francés, se encuentra a menos de una hora de la ciudad de Basilea y cuenta con más de 520 coches de colección, entre los cuales figura la mayor colección de Bugatti del mundo con 123 unidades expuestas en el museo.
  3. Ferrari Museum (Maranello, Italia): para los amantes del cabalino rampante, el visitante puede disfrutar de los orígenes, presente y futuro de la mítica marca de coches deportivos. Desde ver modelos ganadores de la F1 a probar un simulador o visitar los talleres de Maranello, son actividades que se pueden realizar durante la visita.
  4. Porsche Museum (Stuttgart, Alemania): clásico entre los clásicos de los aficionados del motor, la historia del mítico 911 y de todos los modelos del fabricante alemán se dan cita en este edificio vanguardista.
  5. BMW Museum (Múnich, Alemania): la marca bávara, en sus inicios fabricante de motores de avión y que después inició su andadura en la industria del coche y de las motocicletas es sin duda uno de los inventores del concepto “Series” para introducir al mercado modelos asociados con nuevo diseño y tecnología.  En este museo convive la historia de la marca bávara del pasado, presente y futuro.
  6. Colección Miguel de la Vía (Vizcaya, España): a tan solo 30 minutos de Bilbao, se encuentra este museo fortaleza en medio de un paraje forestal extraordinario. La excepcional muestra de coches que atesoró este empresario cuenta con 75 vehículos históricos, destaca sin duda por tener una de las mejores colecciones privadas de Rolls Royce en el mundo.

Sea cual sea su interés por el mundo de la automoción, visitar cualquiera de estos museos es una parada en el camino muy recomendable, porque el coche en definitiva es sinónimo de innovación y tecnología en un uno de los medios de transporte que mejor representan la evolución de los últimos tres siglos de la humanidad.

Para más información sobre inversiones en coches clásicos, póngase en contacto con nuestros especialistas en la industria del motor.