BBVA en Suiza, Coronavirus | 31 marzo, 2020

Home office: consejos para mantener la productividad

Sandra Cumbreño Client Solutions

Muchas personas han tenido que adaptar sus rutinas habituales para trabajar desde casa debido al Coronavirus. Lo que para algunos trabajadores el ‘home office’ suponía un beneficio adicional, hoy se ha convertido en una necesidad para muchos empleados del sector financiero.

‘Home office’ puede llegar a ser muy ventajoso si se tienen en cuenta una serie de aspectos:

Un buen ritmo de trabajo lo es todo: aprovecha tus horas más productivas

El home office supone una reducción de los tiempos de desplazamiento hasta la oficina, un margen de tiempo muy valioso para aquellos empleados cuyo rendimiento laboral es mejor a primera hora del día. Otro aspecto clave que ofrece esta modalidad de trabajo es la flexibilidad horaria lo que permite una mejor conciliación de la vida personal y profesional. Esta gestión del tiempo repercute directamente en la calidad del trabajo.

Lleva a cabo una buena planificación al inicio del día

Al principio es posible que sea difícil cerrar temas laborales en un ambiente en el que no se está habituado trabajar. Para eso es necesario que definas cada día cuales serán tus tareas y las anotes. La autodisciplina y un plan de tareas diarias evitarán que tus metas se difuminen y te ayudarán a que alcances un mejor rendimiento.

Intenta evitar las distracciones que te rodean

Las mascotas, comida, niños, compañeros de trabajo… pueden resultar la combinación perfecta para que te sea imposible finalizar aquello que querías o concentrarse justo en los momentos en los que requieren mayor enfoque. Para mantener la productividad es necesario desconectemos de nuestras distracciones hasta finalizar con el trabajo lo más urgente y prioritario.

Informa a tus compañeros sobre tu disponibilidad durante tu jornada laboral

Cada vez que necesites una pausa o te ausentes, cambia el estatus de tu disponibilidad para que tus compañeros, jefes o colaboradores sepan cuando estás disponible. Toma descansos programados para que puedas volver a concentrarte siempre que sientas que lo necesitas. A la inversa, si tu jornada laboral ha terminado dedica ese tiempo para desarrollar rutinas deportivas y/o lúdicas que te susciten interés y te ayuden a mantener activo.

 ‘Es fundamental saber cuándo es momento de apagar

el ordenador y dedicar tiempo para uno mismo’

Mantén una comunicación dinámica con el resto del equipo

Comparte e intercambia tus avances con el resto del equipo a través de video conferencias de Google Hangouts y Cisco WebEx. De modo que todos podáis seguir manteniendo una buena dinámica de trabajo y colaborando en proyectos comunes aún cuando estéis fuera del entorno corporativo.

Según un estudio elaborado por expertos de Stanford GSB, los empleados en home office son un 13 por ciento más productivos que aquellos que acuden cada día a la oficina. Parece claro que el esquema tradicional de trabajo presencial ha cambiado en favor de un modelo basado fundamentalmente en la tecnología.

Hacer cambios positivos en los lugares de trabajo conduce a mejoras que se ven reflejadas en el rendimiento de los empleados.