Actualidad de mercados | 29 julio, 2019

El deterioro económico mundial obliga a bajar los tipos de referencia

Alberto Villasán Investment and Markets Director

La Reserva Federal frente a la pérdida de dinamismo económico

Los indicadores adelantados de actividad apuntan a que la pérdida de dinamismo económico en EE.UU. se materializará durante el segundo semestre de 2019.

Comienzan las bajada de tipos en Estados Unidos…

El deterioro económico mundial “obliga” de nuevo a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) a cambiar su política monetaria y comenzar a bajar los tipos de referencia.

Esta decisión tiene enorme consecuencias, dado que más de la mitad de la riqueza financiera mundial se encuentra en activos en USD y muchas empresas multinacionales y gobiernos de países tienen parte de su deuda emitida y financiada en esa divisa, por lo que su salud financiera y solvencia depende en gran medida de la tasa oficial en Estados Unidos.

… en línea con nuestras previsiones.

Estos hechos ocurren dentro de nuestras previsiones a largo plazo, dado que siempre hemos mantenido la idea de que las subidas de tipos en las economías desarrolladas estaban limitadas por la enorme cantidad de deuda emitida. El motivo, de forma simplificada, es que subidas de tipos adicionales pondrían en serios apuros a todos los agentes económicos, tales como empresas y consumidores.

Al que, previsiblemente, seguirán el resto de bancos centrales…

La situación en el resto de economías de países desarrollados, como es el caso de Japón o Europa, es aún más acuciante dado que en estos casos el nivel de deuda es mayor y, por lo tanto, también lo es la sensibilidad a las decisiones de los Bancos Centrales.

Por ese motivo ya hemos comenzado a ver las primeras declaraciones del Banco Central Europeo anticipando nuevas bajadas de los tipos de referencia en la zona euro, en contra de lo que la mayoría de analistas pensaban hace unos meses.

… moviéndonos hacia un nuevo periodo estructural de tipos cercanos a cero o negativos.

Pensamos que este movimiento de tipos cercanos a cero o negativos continuará de forma estructural durante los próximos años, al igual que en el periodo del 2008 al 2015, o en determinados periodos a principios del siglo XX.

Esa situación, conocida coloquialmente como represión financiera, dificulta la inversión a aquellos inversores más conservadores por lo que es necesaria una gestión más activa y menos tradicional del patrimonio.

Lo que dota de validez a nuestras pasadas recomendaciones.

Un ejemplo, de ahí procede nuestra idea, lanzada hace aproximadamente un año, de invertir en bonos de empresas y corporaciones de Estados Unidos con elevada calidad crediticia (Investment grade) que ofrecían una rentabilidad anual de entre el 4% y el 6%.

El entorno actual de bajadas de tipos ha puesto en valor dicha estrategia, que ha aportado rentabilidades de dos dígitos durante el presente año.

Noticias relacionadas

La probabilidad de recesión en EE.UU. aumenta de forma significativa

La probabilidad de recesión en Estados Unidos a doce meses vista ha repuntado de forma significativa y, se sitúa en la actualidad muy cerca del 30%.

Invertir en el entorno socioeconómico actual

Los cambios estructurales en el entorno socioeconómico provocan cambios en los niveles de tipos de los bancos centrales