Big Data | 5 julio, 2017

El dato, piedra angular del presente digital

Raúl Benito Business Development

Porque cuando hablamos de presente, nos referimos al futuro inmediato, a lo que ya está sucediendo, a lo que es inevitable y a lo que sin duda decidirá la supervivencia de cualquier negocio que quiera afrontar una transformación digital centrada en el cliente.

Según Elena Alfaro, Directora de Innovación y Desarrollo del BBVA, “el futuro de las empresas digitales se basa en la manera en que utilicen los datos para crear y mejorar los servicios”. La práctica en que las empresas, de genética digital o adquirida, están utilizando los datos para crear una mejor experiencia en el cliente, las diferenciará entre ellas entre las que apenas puedan mantener el negocio y las que se conviertan en el motor y líder de sus sectores.

No obstante, el uso y transformación de los datos en negocio debe evolucionar de manera geométrica a la protección y la seguridad de aquellos que los generan. Las áreas de desarrollo que Elena destaca van desde la educación en una cultura de datos entre ciudadanos, es decir uso ético del intercambio -como aquellos usados para fines médicos- así como la protección, la armonización, almacenamiento o legislación, las cuales permanecen en muchos casos en vacíos legales.

¿Pero cómo utilizar todos estos millones de datos – Big Data – de manera adecuada y productiva, en una gran organización como BBVA?  A través de una estructura iterativa de análisis de datos, que es un algoritmo basado en la repetición de instrucciones mientras se cumpla una condición verdadera. Por ejemplo analizando que productos son los más demandados en un determinado universo de clientes.

De esta manera seremos capaces de anticiparnos a sus gustos e intereses, retroalimentando la oferta de productos basados en sus necesidades y mejorando nuestra visibilidad frente a la competencia.

Estudiemos los casos de Netflix y Amazon. Ambas compañías han sabido entender a la perfección el camino a seguir en el uso de los datos de sus clientes y la oferta de sus servicios. El primero ha creado una serie de algoritmos que les permite analizar las tendencias del mercado, basado en el volumen y oferta de los contenidos. En el caso de Amazon sus algoritmos se basan en analizar las tendencias con la intención de distribuir familias de productos a través de un acceso web, cuyas ofertas encajan a la perfección en las necesidades del cliente. Ambos son ejemplos de empresas que ya están en el presente de la digitalización y aportan valor.

El uso del “Big Data”, no sólo tendrá fines comerciales de experiencia vital. Su análisis ya está ayudando a controlar el riesgo, prevenir el fraude y evaluar el negocio de la financiación. La Unión Europea tratará de suplir las lagunas en materia de protección de datos con una nueva directiva que entrará en vigor en el año 2018. Tarea pendiente por lo tanto es que instituciones públicas y privadas encuentren el entorno de colaboración adecuado, para transformar el uso de los datos en una plataforma del presente, que sea habitual en el futuro.