E-commerce, ganador indiscutible de 2020

4 min. lectura
Comercio electrónico / 28 junio, 2021

Edgar Mondragón Tenorio Journalist

¿Quieres invertir en las empresas y ETFs más relevantes dedicados a Comercio electrónico?

Abre una cuenta

En el 2020, uno de los ganadores indiscutibles fue el sector de E-commerce, impulsado por las medidas restrictivas aplicadas en todos los países del orbe, que promovieron el cierre de establecimientos físicos con tal de disminuir olas de contagios.

Las tiendas en línea surgieron como hongos en la lluvia, además, muchos de los puntos previamente existentes consolidaron su lugar en este sector.

El futuro del e-commerce ¿Cómo invertir?

El futuro del e-commerce ¿Cómo invertir?

La pandemia aceleró un proceso de transformación digital que ya venía dándose, disparando la necesidad de los usuarios de comprar desde sus casas ¿Cómo podemos invertir y aprovechar esta tendencia?

Entendiendo el negocio

En palabras simples, el E-commerce puede entenderse como la venta de productos físicos o digitales por internet, sin embargo, existen diferencias sustanciales que debemos tomar en cuenta para entender la complejidad y el potencial de este mercado que continúa su expansión de forma acelerada.

Para empezar, existen 5 tipos de e-commerce

  1. B2B (Business to Business): en este modelo empresas ofrecen diversos productos y servicios destinados para que otras empresas los compren.
  2. B2C (Business to Consumer): este es el modelo tradicional, en el que las empresas ponen a la venta sus respectivos productos y servicios directamente a los consumidores.
  3. C2B (Consumer to Business): esta es la versión inversa del del modelo tradicional, bajo este concepto las personas ponen a disposición de las empresas diferentes tipos de servicios.
  4. C2C (Consumer to Consumer): esta es, tal vez, la forma más conocida de las modalidades de e-commerce, ya que en esta se da la interacción es entre consumidores y oferentes a través de los diferentes Marketplaces, por ejemplo, Mercado Libre.
  5. S-Commerce (Social Commerce): esta modalidad se ha vuelto tan común que a veces no la consideramos, se da por medio de los espacios que algunas redes sociales ya tienen destinados para alojar comercios electrónicos.

Diferencias entre E-commerce y Marketplace

Aunque parezcan similares hay diferencias entre estos modelos. Un E-commerce básicamente es aquella tienda en línea que sólo vende, a través de su plataforma, sus propios productos, y para ello, en primera instancia, es dueña de su propio dominio web.

El e-commerce se encarga de todo el proceso desde el almacenamiento, la logística de entrega, el marketing y el procesamiento de los pagos.

Por otro lado, el Marketplace es el espacio destinado para que diferentes oferentes de productos se alojen en él y promocionen sus productos. En esta modalidad el Marketplace regularmente es quien se encarga de la gestión de los pagos a cambio de una comisión.

También se encarga de la promoción de estos productos a conveniencia de este hospedador restándole independencia a quienes ofrecen ahí sus productos en cuanto a la estrategia de marketing. Al mismo tiempo, quienes se alojan en estos espacios, esperan ver impulsadas sus ventas derivado del renombre de las grandes Marketplace.

El mercado

Aunque pareciera lo contrario por todo lo abrumador que a veces puede ser la mercadotecnia a través del internet, lo cierto es que, independientemente del impulso que este sector ha tenido a causa de la pandemia, hoy en día el 80% del comercio se sigue dando de manera offline, lo que significa que este sector se encuentra en expansión constante y aún queda mucho terreno por abarcar.

Este es un mercado con muchos retos por delante y debe enfrentar varios retos para poder llegar a un pleno auge. Entre otras, el hecho de que aún una amplia parte de la población mundial no cuenta con conexión a internet, lo que de inmediato descarta a muchos consumidores potenciales.

Otro de los factores, son las diferencias culturales en torno a la aceptación del comercio electrónico. Alrededor del mundo existen escenarios tan diversos como que, en España, el 19% de la población con acceso a internet realizaba compras por este medio en 2019, en tanto, en Inglaterra, más del 50% de la población hace compras semanalmente en algún e-commerce, o en China, hasta el 82% de la población ya tenía la costumbre de comprar diversos productos por internet en el mismo año 2019.

Para el año 2020, en España, la proporción de personas que realizaron compras por internet aumentó al 70%. En México, las ventas por internet, en este mismo año, aumentaron un 80% respecto al año previo y, en Estados Unidos, tan sólo Walmart también vio incrementadas sus ventas por internet al 74%.

En la actualidad, India, China, México, Filipinas, Malasia, Canadá, Argentina, Rusia, Indonesia y Corea del Sur se encuentran entre los mercados de comercio electrónico de más rápido crecimiento, y se estima que este sector alcance los 6.54 billones de dólares en ventas en 2023 a nivel mundial.

La expansión del comercio electrónico, o e-commerce, no parece que vaya a parar pronto, por el contrario, aún queda un amplio margen de mercado que abarcar y las oportunidades siguen a la vista.

 

×

¿Cómo invertir en Comercio electrónico?

Desde BBVA New Gen hemos recopilado las empresas y fondos de inversión que se dedican a Comercio electrónico?. Para que lo tengas en un mismo lugar. Descubre cómo invertir en las empresas que están revolucionando el sector.

Abre una cuenta

Noticias relacionadas

  • ¿Qué necesita una empresa para tener éxito en el nuevo contexto digital?

    Las claves para que una empresa tenga éxito en el nuevo contexto digital: una materia prima –datos– y dos cualidades humanas, inteligencia e innovación. Artículo escrito por Elena Alfaro, Head of Customer Solutions Analytics & Open Innovation y Juan Murillo, Responsabale de divulgación análitica y datos por el bien común.

  • Tipos de comercio electrónico más populares

    El internet constituye un canal de compra- venta a través del cual, el cliente consigue lo que desee desde cualquier parte del mundo con solo dar un clic. Dichas transacciones abarcan desde la utilización de tarjetas de crédito en la red hasta las tiendas online.