Educación financiera | 29 septiembre, 2017

Dots, los puntos que marcan nuestro destino

Daniel Luengo Advisory Department

A pesar de que Janet Yellen, presidenta de la reserva federal estadounidense, es el elemento más influyente de dicho organismo, nunca debemos de olvidar que no está sola y hay otros miembros cuyo voto, y muchas veces su opinión, cuentan igualmente.

La FED es un organismo más grande de lo que la mayor parte de la población cree. De hecho, cuando la mayoría de la gente habla de la FED en realidad debería de referirse al FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto, de sus siglas en inglés).

El FOMC es el organismo, perteneciente a la reserva federal, que se encarga de implementar las medidas de política monetaria. Cuenta con 12 miembros con derecho a voto y en caso de empate prevalece la opción elegida por su presidente/a.

Es por ello que, a pesar de la indudable influencia que Janet Yellen puede tener en la decisión final, es cuanto menos aventurado pensar que su opinión es la única a tener en cuenta.

No es extraño ver que los mercados se activan cuando miembros con mucha influencia como Dudley o Fisher hacen comparecencias públicas; lo cual pone de relevancia la importancia de estas personas. Sin embargo es más instructivo ver cómo estas declaraciones se materializan o cuantifican en movimientos de subida – bajada de tipos y de cómo quedan plasmadas sus opiniones, después de cada reunión, con los conocidos como DOTS.

Como su nombre indica los DOTS son simples puntos, que de manera individualizada, representan a cada uno de los miembros del comité.

Estos puntos nos indican cual será el futuro ritmo de subidas – bajadas de los tipos oficiales, según la opinión de cada miembro. Como observamos en la siguiente gráfica, la mayor parte de miembros creen que los tipos quedarán en el 1.5 % a finales de 2017, entre 2-2.25 % a finales de 2018 y cerca del 3 % en 2019 y en adelante.

De cómo evolucionen estos DOTs en cada reunión dependerá, o al menos eso dice la teoría, de como de cerca esté la economía de alcanzar el pleno empleo y la estabilidad de precios -mandatos principales de la FED-.