Coronavirus | 28 abril, 2020

COVID-19: Cómo protegernos

Communications

COVID-19: Cómo pasar los días en casa lo mejor posible

Las acciones de prevención están demostrando ser claves a la hora de evitar la propagación del Covid-19.

El nuevo coronavirus fue identificado en China a finales de 2019 y es una nueva cepa que no se había visto previamente en humanos. Todavía hay muchas cuestiones que se desconocen en relación con la enfermedad que produce: COVID-19.

Pero lo que sí sabemos es que actualmente ya son más de 2,4 millones los casos confirmados en todo el mundo y que nos esperan todavía meses complicados y en los que ya se están empezando a instaurar nuevas formas de relacionarse y de convivir.

A continuación, explicamos qué es este nuevo virus y cómo protegerse y proteger a los demás.

¿Qué síntomas produce?

Los más comunes incluyen:

  • Fiebre
  • Tos
  • Sensación de falta de aire.

En algunos casos también puede haber síntomas digestivos como diarrea y dolor abdominal. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Estos generalmente ocurren en personas ancianas o que padecen alguna otra enfermedad como, por ejemplo, del corazón, del pulmón o problemas de inmunidad.

Los principales grupos vulnerables son los mayores de 60 años, y aquellas personas diagnosticadas de hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodeficiencias, así como las embarazadas por el principio de precaución.

¿La infección es muy contagiosa?

La infección es transmisible de persona a persona y su contagiosidad depende de la cantidad del virus en las vías respiratorias. Para que se produzca la infección se necesitaría un contacto directo de las secreciones respiratorias de un animal infectado o de una persona infectada con las mucosas de otra persona (nariz, boca, ojos). Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de uno o dos metros.

La importancia de la prevención

La mayoría de las personas adquieren la COVID-19 de otras personas con síntomas. Sin embargo, cada vez hay más evidencia del papel que tienen en la transmisión del virus las personas sin síntomas o con síntomas leves. Por ello, es muy importante la prevención.

Quedarse en casa y trabajar a distancia siempre que sea posible se ha confirmado como una medida efectiva para evitar la propagación del virus, proteger a nuestra familia y a los demás, por lo que no hay que subestimarlo. Además, si tenemos síntomas, es importante aislarse en una habitación, evitar compartir baño o desinfectarlo cada vez si se comparte, y evitar al máximo el contacto con los demás miembros de la familia y siempre con las medidas de protección adecuadas.

Como medidas preventivas para evitar el contagio:

Higiene de manos frecuente, especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno.

  • Lavarse las manos a conciencia con agua y jabón durante 40-60 segundos, secarse y cerrar el grifo con papel desechable y abrir el picaporte de la puerta también con un papel desechable
  • Si utilizamos una solución alcohólica, hacerlo durante 20-30 segundos.
  • Desechar el material utilizado para limpiar las secreciones o secarnos las manos.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.
  • Mantener limpias las superficies que más se utilizan (mesa, teclado, ordenador, picaportes…)
  • Evitar compartir alimentos, bebidas, cubiertos, vasos… y móviles.
  • Intentar saludar sin tocar ni besar al otro.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables y tirarlos tras su uso o, en su defecto, con el codo flexionado.
  • Si se presentan síntomas respiratorios, evitar el contacto cercano (manteniendo una distancia de 1-2 metros aproximadamente) con otras personas y quedarse en casa.
  • Igualmente, mantener esta distancia con las personas con síntomas de infección respiratoria aguda.

Sobre el uso de mascarillas

Estas son las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el correcto uso de las mascarillas: debemos lavarnos las manos antes de ponerla; que se nos ajuste bien y cubra todo el tiempo boca, nariz y barbilla; evitar tocarla mientras se lleva puesta; no usarla más de 4 horas y si se humedece o deteriora cambiarla por otra; quitársela sin tocar la parte frontal, desecharla en un cubo cerrado y lavarse las manos; y si son reutilizables lavarlas según las instrucciones del fabricante.

Sólo si se hace un uso correcto y asociado a las medidas de protección mencionadas antes (sobre todo el lavado frecuente de manos) pueden colaborar a disminuir la transmisión del virus.

¿Existe un tratamiento?

No existe un tratamiento específico para el nuevo coronavirus, pero se están empleando algunos antivirales que han demostrado cierta eficacia en estudios recientes. Sí existen muchos tratamientos para el control de sus síntomas por lo que la asistencia sanitaria mejora el pronóstico.

Al ser una infección producida por virus, los antibióticos no deben ser usados como un medio de prevención o tratamiento.

¿Qué hacer si he estado en contacto con una persona infectada?

En caso de haber sido un contacto estrecho, es decir, haber cuidado o haber mantenido una relación próxima (menos de dos metros) y continuada con una persona con sospecha de coronavirus, se debe realizar cuarentena domiciliaria durante 14 días (quedarse en el domicilio y no salir de casa excepto por necesidad de asistencia sanitaria).

Noticias relacionadas

El mundo después del COVID-19

La expectativa de crecimiento sincronizado mundial que ganaba tracción a inicios de año, fue eliminada por la pandemia Covid-19, que ha llevado a distintas autoridades a nivel global a imponer medidas extremas para poder paliar el impacto del virus.

Coronavirus: Análisis de la situación económica

En este estadio resulta muy difícil de predecir las consecuencias sobre la economía real y el sector empresarial. El motivo es que no hay situaciones históricas con las que comparar la actual de forma fiable. Creemos, en cualquier caso, que la economía global está debilitada debido al elevado nivel de deuda, por lo que somos cautelosos en cuanto a la evolución de la actividad económica.