Inversión | 26 enero, 2020

Consecuencias para los inversores de las políticas monetarias

Joaquín González Portfolio Manager

La “Represión Financiera” y sus consecuencias para los inversores

1. Causa, baja o negativa rentabilidad ofrecida por los activos denominados sin riesgo

Tras la Gran Recesión (2008-2009) hasta hoy, los principales Bancos Centrales han establecido políticas monetarias ultra-expansivas para combatir las fuertes presiones des-inflacionistas consecuencia del excesivo endeudamiento económico , la caída del crecimiento de la fuerza laboral (demografía) y el avance tecnológico.

Desde entonces, los Banco centrales, no solo han creado dinero nuevo (base monetaria) por un valor superior a doce trillones de dólares, sino que además han colocado las tasas (precio del dinero) en los niveles más bajos de la historia.

Como podemos observar, en el gráfico 1, el 85% de las emisiones de deuda gubernamental de países desarrollados ofrece una rentabilidad inferior al 2%, siendo incluso negativa en el 30% de las emisiones. Si nos fijamos en el gráfico 2, vemos como un inversor que compre un bono gubernamental con vencimiento a diez años obtendría una rentabilidad anual real (descontada la inflación estimada para cada país correspondiente) prácticamente nula en algunos países y divisas (EE.UU. y Canadá) y negativa en la mayoría, después de diez años de mantener la inversión (Japón, Suiza, Alemania, Reino Unido, Etc.), fenómeno conocido como “Represión Financiera”.

Gráfico 1. Rentabilidad anual (TIR) ofrecida por el total de bonos de gobiernos de países desarrollados (2019)

inversores politicas monetarias

Gráfico 2. Rentabilidad anual real (TIR – Expectativas de inflación) ofrecida por bonos de gobiernos de países desarrollados a diez años

inversores politicas monetarias

2. Consecuencia, sobre-valoración en el resto de activos

La consecuencia de esta “Represión Financiera” se traduce en que los inversores, a sabiendas de que obtendrán rentabilidades nulas o negativas invirtiendo en los activos sin riesgo emitidos por países desarrollados denominados en casa divisa, están dispuestos a no solo a asumir más riesgo invirtiendo en otros activos (más volatilidades) que puedan ofrecer una rentabilidad superior, sino que además están dispuestos a pagar un precio superior al que lo habrían hecho en el pasado, dando lugar a una fuerte sobre-valoración de estos activos a nivel general. De tal manera, que:

a. Bolsa:

Como podemos observar en el gráfico 3, desde la “Gran Recesión”, el rendimiento de la bolsa en EE.UU. frente a la evolución del PIB del país (producto interior bruto) ha sido muy superior. Siendo entre años 1985-1995, principios del 2000 y 2009 los últimos años en los cuales un inversor podía comprar bolsa de EE.UU. a un precio similar a la evolución histórica de la riqueza del país.

Gráfico 3. Evolución precio de la bolsa EE.UU. (S&P 500) frente a evolución PIB EE.UU.

inversores politicas monetarias

b. Inmobiliario:

Los precios de la vivienda en EE.UU., también han experimentado una gran revalorización en los últimos años, como podemos observar el gráfico 4, siendo la década de los 90 y los años entre 2011 y 2013 los últimos años en los cuales un trabajador podía comprar una vivienda en EE.UU. a precios similares a la evolución de sus propios salarios.

Gráfico 4. Evolución precio viviendas EE.UU. (S&P Case-Shiller) frente a evolución salarios empleados no supervisores en EE.UU.

inversores politicas monetarias

c. Bonos corporativos EE.UU.:

Actualmente una cartera diversificada de bonos corporativos EE.UU. BBB (Rating Standard & Poor’s) a diez años están ofreciendo a un inversor una rentabilidad anual sobre el bono del Tesoro EE.UU. al mismo plazo de en torno al 1.3%, mientras que los niveles de endeudamiento corporativo en el país, como vemos en el gráfico 5, sugieren que esta rentabilidad anual ofrecida debería situarse alrededor del 4%.

Gráfico 5. Rentabilidad anual sobre bono del Tesoro EE.UU. (spread) ofrecida por bonos corporativos BBB EE.UU. frente a la evolución endeudamiento de las empresas en EE.UU.

inversores politicas monetarias

3. Conclusión

Las políticas monetarias ultra-expansivas llevadas a cabo por los principales Banco Centrales en la última década (“Represión Financiera”), han empujado a los inversores a comprar activos denominados de riesgo a precios superiores al pasado, algo que podría mantenerse en el tiempo.

No obstante, sería razonable pensar que la revalorización de estos activos en los próximos años pudiera ser inferior a la última década, y teniendo en cuenta que se trata de activos no exentos de volatilidad, recomendaríamos poner en manos de expertos la gestión del patrimonio personal, de tal manera que éstos puedan actuar de manera consecuente ante cambios en los condicionantes de los mercados financieros, protegiendo el patrimonio que les ha sido delegado y aprovechando las oportunidades que puedan presentarse en el futuro para capitalizar ese patrimonio, mediante una gestión activa.