string(7) "interna" Big Data | 24 octubre, 2018

Claves del desarrollo de las ciudades inteligentes

Thaís Lino Cardoso Business Development

El mundo se enfrenta a distintos desafíos a nivel global; desde el desarrollo sostenible de las ciudades hasta una democratización global. Se nos plantean nuevas preguntas abiertas en relación al  futuro de la humanidad, así como la planificación de la urbanización global y su infraestructura.

Para poder comprometernos con el progreso global de cara a la 4ª revolución industrial en las ciudades se precisan innovaciones significativas en casi todos los sectores y las tecnologías que logren abordar los desafíos diferenciales que cada ciudad debe afrontar. Para conseguir mejorar la vida de las personas en las ciudades de todo el mundo se han ido ya desarrollando una amplia gama de actividades que han supuesto tanto alteraciones como innovaciones, por ejemplo, entre otras, inteligencia artificial, robótica, biología digital, ciberseguridad y energías limpias.

Crear una infraestructura que se ajuste de manera única al entorno

Todas las ciudades del mundo en enfrentan a condiciones y desafíos únicos relacionados con su población, su clima, sus patrones de tráfico, etc. Poder abordar sus complejidades y distintas personalidades es un verdadero reto, ya que no hay dos ciudades iguales.

Los retos que cada ciudad afronta son a menudo tan propios que no existen soluciones para abordarlos y se necesita de alguien que conozca la ciudad de manera muy íntima para poder desarrollarlas. Para adaptarse a las especificaciones propias de cada ciudad y hacer posible que siga desarrollándose el estilo de vida local, hay una serie de aspectos que deben tenerse en cuenta y que, por lo general, varían de una ciudad a otra.

La ONU estima que el 68 % de la población mundial vivirá en áreas urbanas para el año 2050. Una de cada dos personas vive en una ciudad, y dos de cada tres lo harán para el año 2050.

Las ciudades que se han adaptado y han evolucionado para dar una nueva forma a la manera en la que las personas interactúan con ellas, abordando cada problema con un enfoque sostenible e inteligente, respetando a un tiempo sus complejidades y personalidades y buscando soluciones para las personas y las comunidades que viven en ellas, se denominan “ciudades inteligentes”. Son las ciudades que intentan innovar para mejorar el nivel de vida de sus residentes.

Ciudades inteligentes

Muchas grandes ciudades en todo el mundo han comenzado a evolucionar hacia una ciudad inteligente. Muchas han empezado a implementar iniciativas de movilidad de coste cero en términos de emisiones para el planeta.

  • Bogotá, por ejemplo, con su EBus Andino 18, o Madrid, con sus minibuses eléctricos, entre otras ciudades. Poco a poco, el desarrollo de la movilidad se está haciendo más sostenible y más respetuoso con el medioambiente.
  • Boston, en concreto, está actualmente probando cómo pueden afectar al tráfico las condiciones invernales y la acumulación de nieve, de diciembre a marzo, y cómo priorizar las opciones de calor, mediante carreteras inteligentes que se deshielan solas. Los Ángeles, por otro lado, puede centrar sus esfuerzos en cómo obtener energía para la ciudad del sol o de las olas del mar.
  • Ámsterdam está actualmente implementando distintos proyectos inteligentes, como el almacenamiento y la comercialización de energía solar mediante baterías. El objetivo principal de este proyecto es mejorar el rédito de los paneles solares con hogares que podrán almacenar y/o vender su energía solar sobrante, y equilibrarán el suministro y la demanda de energía sostenible en los barrios.
  • Copenhague se ha comprometido de lleno también con un desarrollo sostenible y con un aire limpio. El gobierno danés pretende obtener el 50 % de su electricidad de fuentes eólicas para 2020. Con este objetivo, en el año 2000 el país empezó a invertir en el complejo Middelgrunden, una granja eólica marina que con el tiempo será capaz de generar energía suficiente para cubrir las necesidades de la ciudad.
  • Hasta los servicios de recogida de residuos están empezando a ser más inteligentes. Compology, una empresa emergente de San Francisco, está desarrollando sensores para los contenedores de residuos. La solución que propone Compology supone usar compresores capaces de detectar y proporcionar información sobre la cantidad de basura en los contenedores, según la cual se organizarán las rutas de los camiones de recogida de basura y se ahorrarán costes.
  • Otra ciudad con sistema de recogida de basura inteligente es Seúl. El problema que sufría la capital del Corea del Sur, cuyos contenedores públicos siempre terminaban rebosando de basura, parecía insuperable, independientemente de cuántas veces al día se recogiera la basura, aparte de tener un número insuficiente de contenedores y tasas de reciclaje lentas. Además, como las personas encargadas de planificar la recogida de basura no sabían lo llenos que estaban los contenedores, o con qué rapidez se llenaban, el personal de recogida de residuos de Seúl se veía obligado a gestionar botellas de plástico y vasos de cartón que se apilaban continuamente encima de los contenedores de reciclaje. Con el objetivo principal de mejorar el paisaje urbano a través de unas calles más limpias y la reducción de los costes de recogida de residuos, el municipio de Seúl decidió instalar compactadoras de basura solares que permitían almacenar hasta ocho veces más de residuos en comparación con contenedores no compactadores, lo que redujo la frecuencia de recogida hasta un 80 %. La solución, que incluye monitorización en tiempo real, reduce los costes de recogida de basura en un 83 %, y aumenta la tasa de reciclaje hasta el 46 %.

La ciudad inteligente detecta las necesidades de sus habitantes y reacciona a sus demandas transformando su manera de interactuar con los sistemas y los elementos del servicio público a través de la inteligencia de los datos. Así, la ciudad basa y planifica su desarrollo según estos datos, idealmente en tiempo real, o incluso actuando antes de que surjan estas necesidades.